Ayotzinapa: La promesa de una Comisión Investigadora marca una esperanza

26 de septiembre de 2018

El compromiso de crear una Comisión Investigadora para la Verdad y la Justicia marca una luz de esperanza para las familias de los 43 normalistas, así indicó Doña María Elena, madre de Giovanni Galindes Guerrero y uno de los estudiantes desaparecidos forzadamente el 26 de septiembre de 2014. Esta Comisión estará coordinada por Naciones Unidas (ONU), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según se establece en los compromisos enunciados.

Lo anterior forma parte de los acuerdos a los que llegaron el nuevo gobierno y las familias de las víctimas para alcanzar la resolución del caso Ayotzinapa. El encuentro se produjo el día de hoy en el marco de la conmemoración por los 4 años que cumple el caso y en el cual López Obrador mostró voluntad para abrir puertas y combatir la impunidad según narraron en la conferencia de prensa otorgada tras el encuentro.  

En el diálogo, además de los familiares, también estuvieron presentes el representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dos representantes de la CIDH y el Ombudsman Nacional así como Olga Sánchez Cordero, futura Secretaria de Gobernación y Alejandro Encinas, propuesto como subsecretario de Derechos Humanos además del propio Andrés Manuel López Obrador.  

Don Epifanio, portavoz de los familiares de las víctimas, reafirmó lo dicho en el sentido de que se renuevan sus esperanzas de poder abrazar a sus hijos y decirles “te quiero hijo”, y que con ello acabe el sufrimiento y dolor por no poder encontrarlos pues el gobierno actual les ha cerrado las puertas, se ha negado al diálogo y nunca hizo nada por encontrar a “los muchachos”. La búsqueda de el hijo desaparecido le ha obligado a descuidar a sus otros hijos y ha llenado de dolor el corazón de su esposa, así que confía en que la justicia por fin les traerá paz, enfatizó ante los medios.

Otros de los acuerdos consiste en que el día 1 de diciembre, tras la toma de posesión, AMLO emitirá un decreto para que toda las dependencias de la administración pública federal colaboren en la investigación y la resolución del caso Iguala, él mismo señaló que los compromisos están dirigidos a que se conozca la verdad y la justicia; solicitarán al poder judicial que reafirme la sentencia del Tribunal Colegiado de Circuito para constituir la Comisión Investigadora, y de ser necesario, que la creación de la propia Comisión sea por decreto si es que la Corte falla en contra.

En su discurso AMLO dijo que aclarar el caso es parte de sus compromisos de campaña y señaló como falso el hecho de que la verdad debilite a las instituciones mexicanas, sino al contrario, en clara referencia a la negativa de que elementos del Ejército Mexicano sean llamados a declarar por el caso.

La desaparición forzada de los 43 jóvenes estudiantes cimbró al país, la presión social obligó al gobierno mexicano a aceptar la ayuda internacional para esclarecer el caso y dar una señal de voluntad política.

El GIEI estuvo trabajando en México de noviembre de 2014 a abril de 2016, periodo durante el cual publicaron dos informes que de manera concluyente dan cuenta de las irregularidades cometidas por la Procuraduría General de la República (PGR) en la investigación del caso.

Dichas publicaciones le costaron su salida pues después de esto el gobierno de Enrique Peña Nieto se negó a renovar sus funciones. Cabe mencionar que posterior a la publicación de su primer informe se desató una campaña de difamación en contra del GIEI, particularmente contra la ex fiscal colombiana, Ángela Buitrago.

Su papel no se limitó a dar seguimiento a la investigación de la PGR, en sus dos informes realizó una serie de recomendaciones puntuales sobre el caso Ayotzinapa y otras para que el gobierno mexicano hiciera frente a la crisis de desapariciones forzadas que vive el país. La creación de una Comisión de la Verdad así como el investigar a los elementos del ejército que estuvieron presentes la noche del 26 de septiembre de 2014, son parte de esas recomendaciones.

Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, organización que ha acompañado a los familiares en su búsqueda de justicia, explica que el actual gobierno electo da un paso al comprometerse a cumplir y a abrir una nueva etapa de ayuda internacional, así como la posibilidad de una investigación imparcial e independiente.

Aunque es innegable el avance, es importante no dejar de lado que en lo general, el GIEI también recomendó la investigación de todos lo casos de desaparición forzada desde la guerra sucia, sin embargo, hasta el momento hay una negativa por parte el gobierno saliente de Peña Nieto, nos responde en entrevista a este medio, Nadin Reyes Maldonado, integrante del Comité de detenidos desaparecidos Hasta Encontrarlos:

“Desde nuestra postura como víctimas de desaparición forzada, no vemos un avance del cumplimiento de las recomendaciones que se dictaron en el caso Ayotzinapa. No hemos visto que se sigan las investigaciones de los casos de desaparición forzada del periodo conocido como Guerra Sucia; al contrario, vemos que hay una parte de tratar de negar todos esos casos que siguen vigentes, tratar de dar carpetazo y abocarse a investigar los nuevos, los más actuales.”  

Reyes Maldonado hace énfasis en que parte de las recomendaciones es la reparación integral de daño a todas las víctimas pero alerta:

“el Estado ha tratado de equiparar esto de la reparación del daño a nada más una indemnización económica sin embargo eso no es la reparación integral, la reparación integral empieza con el derecho a la verdad y a la justicia sino no hay realmente una reparación integral.”

Y enfatiza que la importancia de que toda la sociedad mexicana se le garantice el derecho a la verdad, pues este no se limita a las víctimas:

“el derecho a la verdad no es sólo para las familias ni para las víctimas directas, como sociedad tenemos derecho a saber qué es lo que pasó y es un elemento importante para que seamos conscientes de que desafortunadamente esos casos siguen pasando, seamos más empáticos y más sensibles para juntos condenar lo que realmente estamos viviendo”.

Ayotzinapa abre una esperanza, no sólo para los estudiantes y sus familias sino también para el resto de miles de personas desaparecidas forzadamente.

 

Créditos:
Texto y fotografías: Gisela Martínez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *